40. LEVELEAR

       Los niveles cinco y seis no brindaron combate alguno, incluso encontrándome a un beartroll que lanzaba fuego en llamaradas por sus piernas, y a un par de esqueletos campeones con veneno en sus armas. La mía dejó de tener magia veneno a mitad del piso sexto. Debí imbuirla nuevamente y continuar.

Si cualquiera pensaba que el abyss antes era peligroso, era debido a que no sabía lo que era ver a los jefes de piso deambulando libremente por el piso siete.

En la siguiente cámara se hallaba dos demon nalfesnee completamente solos y descansando en el suelo sobre una pila de cuerpos. Además, estaba seguro de que habían goblins y kobolds arqueros por la zona, pues se notaban un par de flechas clavadas en el suelo.

Conocía muy bien a los demon nalfesnee, no eran los más difíciles. Poderoso en extremo, sus golpes tirarían abajo a un dragón, pero de movimientos lentos en comparación a los bulettes, behir o los ángeles.

Si quería hacer algo debía decidirme y hacerlo rápido, sin dejar tiempo a reacciones. Afortunadamente acababa de comer y llevaba conmigo todas las provisiones, aunque bastante menguadas. Dejé el bolso en el suelo y tomé el espadón. Esa carne gruesa sería difícil de lidiar con las dagas.

Puerta dimensional era una buena opción, pero me desgastaría más que prisa, sin contar que debería ejecutarla varias veces para tener éxito— Ads prisa— Me lancé al ataque en carrera. Aquello se unía a la magia imbuida en las botas. Mis piernas casi no aguantaban el ritmo, y de haberlo pensando mucho probablemente habría caído debido a la velocidad o un tropiezo.

Uno de los demonios se percató de mi presencia, así que fui primero por ese. Corté primero su brazo y luego asesté el golpe en su cuello. La piel gruesa redujo el impacto, pero aun así hice un corto largo y profundo. Aquel no se levantaría.

El otro lanzó en mi dirección una gran hacha que se enterró en el suelo e hizo volar escombros. No perdí tiempo y me movía tan rápido como mis piernas dieron. Pasé entre los pedazos de tierra y piedra y ocultándome en ellos cercené la cabeza con un golpe limpio.

Me detuve a ver el par de cuerpos y sentí la presencia de los goblins desde arriba. Estaban ocultos en un par de agujeros a unos cuatro metros, inaccesibles para mí, a no ser que usara puerta dimensional, pero no tenía ánimos. O eso pensé hasta que una flecha chocó contra mi protección a la altura del hombro. La magia se activó antes de que la punta tocase la armadura y la hizo rebotar—Ads fuego— Respondí y dirigí un par de llamas a ambos agujeros y esperé. No hubo respuesta después de aquello y el silencio reinó en la recámara.

Me tranquilicé y revisé los cuerpos del par de demonios nalfesnee. Si había demonios en e piso siete, no quería imaginar como se hallaría el piso diez. Con este nivel de dificultad los aventureros difícilmente podrían pasar del piso cinco del abyss, y resumir los suministros a lo apropiado en estos pisos.

Aunque con el nuevo conocimiento sobre las magias, profesiones y habilidades…

Sentí un poder que me obligó a voltear en una dirección. Toda mi concentración se halló en el agujero posterior de la cueva y mi cuerpo deseó ir en aquella dirección. Supe muy bien lo que sucedía, sin embargo, me costó no avanzar y recuperar el dominio sobre mi cuerpo. Algo estaba usando la habilidad de atracción sobre mí.

Mi vista se nubló sobre los alrededores y debí usar la magia portal para apartarme lo suficiente antes de que mi cuerpo se moviese por si solo rumbo aquel agujero enorme.

Escuché un grujido que hizo estremecer la cámara donde me hallaba. De pronto apareció un demonio nalfesnee gigante, de quizás quince metros de altura, de piel rojiza aullando al aire. Tenía en sus manos un garrote del tamaño de un gran árbol. Aquello era un ser fuera de proporciones.

No esperó nada, se lanzó hacia mí y al instante noté que su velocidad no correspondía al tamaño de su cuerpo. De un solo paso se halló frente a mí, abanicó el mazo y yo apenas tuve tiempo de reaccionar colocando mi brazo. La habilidad de protección se encendió y rompió en el acto, luego chocó contra la magia escudo y finalmente me impactó de lleno.

Me dejó ingrávido y arrastrado por el aire un segundo antes de chocar contra la pared de la cámara, donde además quedé incrustado, me moví abriendo los ojos sintiendo mi cuerpo romperse en pedazos. Caí al suelo estrepitosamente y saqué una de las gemas con magia sanación de mi bolsillo.

—Ads— Recité apenas pudiendo hablar. ¿Qué clase de mierda era esa cosa? ¿acababa de usar prisa? No tuve oportunidad de reaccionar. El demonio dio un segundo golpe contra mi cuerpo en el suelo. Sentí que mi cuerpo se destrozaba, al igual que el suelo a mis pies. Sin importar que la primera piedra estuviese en funcionamiento, aquello debía haber roto cada hueso de mi cuerpo.

Ambos caímos al piso ocho del abyss y sentí una roca de una tonelada aplastar mis piernas. ¿Cuánta mala suerte podía tener? — Ads poder— Quité la roca de mis piernas empujándola con todas mis fuerzas. Las piernas estaban destrozadas, a un punto donde siquiera podía sentirlas.

¿Qué posibilidades tenía de ganar en esas condiciones? Me arrastré por el suelo mientras el polvo y la tierra aún se hallaban en el ambiente. Con suerte aquella vestía tardaría un par de minutos en encontrarme— Ads cura, ads regeneración— No importaba si me quedaba sin casi energía. Debía curar mis piernas— Ads portal— Abrí un agujero en el suelo y me lancé a travez de este. Mi punto de anclaje, y donde caí, fue la entrada de la recámara en el piso superior. Eso me daría más tiempo.

Busqué en el bolsillo por las otras gemas, tardé en encontrar la otra que tenía magia sanación y no cura— Ads— El dolor de las piernas regresó a un punto que casi me hace gritar y revolcarme. Aquello era bueno, sentir dolor significaba que mis piernas no estaban muertas y podría volver a usarlas, quizás…

Sentí el gruñir de aquel ser en el piso inferior, y golpes del mazo que hicieron estremecer el lugar.

¿Cómo podía derrotar a algo así? Apreté los dientes y los puños mientras las piernas se recuperaban. El resto del cuerpo parecía estar en mejores condiciones. Mi vista se hallaba nublada pero aún me hallaba consciente. Entonces me percaté que no tenía mi espadón conmigo. Solo dos de las dagas que guardaba en la correa de mi cintura. Tanto el espadón como la espada cayeron en algún lugar del piso ocho.

Luego me di cuenta que aquello era el piso siete del abyss. De no poder derrotar aquel demonio nalfesnee tampoco podía seguir avanzando, mucho menos hacerme con la magia santuario que necesitaba. ¿Qué debía hacer? Alguna forma habría de derrotarle. Entonces me moví un poco hasta el agujero y observé desde arriba. El demonio se movía algo descontrolado buscándome.

Nalfesnee aplicó un golpe tan potente que rompió una pared del abyss y más rocas cayeron abriendo la siguiente cámara.

Algo me quedó claro. Era tonto, atacaba a lo que tenía al frente, pero no era capaz de discernir sobre mi ubicación actual. Siquiera de notar mis movimientos, a pesar de estarme arrastrando por el suelo.

Entonces noté en el suelo mi espadón y se me ocurrió una idea descabellada.

—Ads portal— Abrí el primer portal justo debajo del espadón haciéndole caer. Abrí el segundo portal debajo de mi cuerpo. Ciertamente no me podía mover, pero caer era algo distinto. La salida de ambos portales la situé en la parte superior de la recámara del piso siete. Tomé el espadón en el aire y me dejé caer sobre aquel demonio desde al menos unos veinte metros de distancia.

Diré que fue aterrador caer, el cuerpo da un tirón debido a la ingravidez y el estómago quiere soltar todo su contenido.

Apreté el espadón mientras caía y apunté directo a la cabeza del demonio. El filo se clavó en aquel cráneo de manera estridente, produciendo un crack como nunca antes lo había escuchado.

Nalfesnee se dio cuenta de la herida y llevó una de sus manos a su cabeza, luego cayó hacía adelante y yo sucumbí junto a este y terminé rodando por el suelo hasta chocar contra una pared. Allí quedé tendido semiconsciente por cerca de treinta minutos. Nalfesnee murió luego de un rato, sin poder moverse de donde estaba.

Debí activar regeneración y cura nuevamente. Creo que quedé inconsciente por un par de minutos, pero no estuve muy seguro. Levantarme fue doloroso y sentí que mi cuerpo estaba agotado en extremo.

Busqué mi espada, el bolso, las gemas esparcidas por el suelo y me dirigí a buscar una recámara donde descansar un rato. Incineré a todo lo que se me interpuso hasta hallar una cámara angosta la cual sellé con rocas, comí el restante en mi bolso y dormí todo lo que pude.

Desperté sofocado por el calor del lugar. Quedaba poco oxigene y la temperatura del lugar se había elevado bastante gracias a mí. No sabía cuantas horas había pasado desde la pelea, pero debía de ser más de diez. Había despertado en diversos momentos asustado por la oscuridad total del lugar.

Reabrí la pequeña caverna y me decidí a proseguir avanzando. Tenía energías y las piernas parecían hallarse bien y sin heridas. Los protectores estaban bastante bien, arañados en algunas zonas, pero nada significativo. Todavía cubrían en gran medida.

Entonces recordé los tres cuerpos de nalfesnee tirados en aquella recámara y me dirigí a esta para quemarlos. El resultado fueron dos gemas azules y una gema morada, que recibí luego de casi siete horas de arder. Tiempo en el que pude recorrer una buena cantidad de las cámaras contiguas, pasillos y hallar una zona repleta de plantas carnívoras que quemé completamente.

Pensé en regresar a la superficie, pero encontré la abertura el piso nueve y terminé descendiendo. Comí algo de carne de naga cocida que cacé y me preparé para los siguientes dos pisos. Me encontré entonces que la fuerza armada más difícil de maniobrar que hubiese conocido. Se trataba de un batallón de morlocks y esqueletos campeones en la zona delantera, al menos unos diez de ellos, y en la zona posterior un grupo de esqueletos magos. Las magias que pude identificar fueron veneno, agua, fuego y una que no lograba saber qué era, pero ya la había sentido previamente. Hizo que todo mi cuerpo se estremeciera y quedase paralizado por un breve lapso de tiempo. Instante en que recibí al menos dos fuertes cortes. Uno en el pecho y otro en un brazo.

Perdieron porque su línea defensiva inicial no soportó siquiera el primer golpe con magia poder. Los esqueletos cayeron abatidos y rotos después del primer golpe. Los morlocks intentaron huir, y los esqueletos magos quedaron expuestos.

Sus gemas azules fueron bastante grandes y decidí llenarlas con magia cura. Para mi sorpresa dos de ellas ya tenían magia en su interior. Agua y la otra desconocida. Decidí aplicarla sobre una de las dagas y buscar entender cómo funcionaba. Mi habilidad de aprendizaje me permitía detallar el funcionamiento de las magias y habilidades y copiarlas.

La magia electro era terrorífica, creaba un estado de confusión en todo el cuerpo y te dejaba ligeramente paralizado durante unos segundos. Los suficientes para recibir un golpe fatal. La imbuí por claras razones en el espadón y una de las dagas junto con la magia veneno.

Comencé a notar que las armas imbuidas con magia comenzaban a gastar su filo. Aquello no era normal, eso sugería que la magia las desgastaba, eso o los monstruos tenían una piel y huesos más fuertes que antes. Pero, a decir verdad, salvo algunos que obviamente eran mas grandes o peculiares, el resto de las criaturas lucían bastante usuales.

Nombre: Allan Fenrir

Edad: 18

Profesión: cazador

Nivel: 13

Vida: 671

Fuerza: 49

Agilidad: 49

Inteligencia: 39

Resistencia: 46

Destreza: 48

Magia: 1

Habilidad: 1

Aprendizaje 1

Habilidades aprendidas

Nivel up 2

Lectura 1

Manejo de cuchillo 2

Recolección 1

Protección 2

Atracción 2

Manejo de la espada 2

Magia aprendida

Prisa 3

Cura 1

Poder1

Regeneración 1

Veneno 1

Electro 1

Puerta dimensional 1

Fuego 1

Bendición 1

Escudo 1

Revisé mis estadísticas. No había crecido mucho, a excepción de un par de puntos y la magia electro. No obstante, tenía mejores ideas sobre el funcionamiento de las magias y deseaba objetos que imbuir. Sin embargo, necesitaba tiempo para ello. Por tanto subí hasta la superficie saltando por la magia portal varias veces hasta caer sobre el suelo de la cabaña de Helim. 

El primer rostro que observé fue el de Amy, quien se hallaba sentada frente a la mesa casi dormida. Al verme se levantó derribando la silla ya lanzándose a mis brazos, difícil decir si lo hizo para sujetarme porque me caía, o por cariño.

—Estás vivo.

—¿Esperabas algo diferente?

—No— Negó con la cabeza— Estaba segura de que vendrías, solo no llegaste anoche.

—Ah, sigue vivo entonces— Helim apareció por la puerta de la cocina— Llévalo al cuarto, quizás debas darle algo de cura.

—¿También esperabas verme muerto viejo? — Bromee con él— Estoy bien— Le dije a Amy y me dirigí a la habitación.

—Esperaba que te devolvieses a la hora de estar allí abajo, eres un miedoso después de todo— Respondió.

—Hay criaturas más fuertes— Comenté.

—¿Qué tanto? Yo hice el hueco, pero solo he explorado los primeros pisos, he estado demasiado ocupado para bajar más allá del piso tres.

—En el piso siete hallé a un grupo de demonio nalfesnee, uno de ellos era demasiado grande.

—¿jefes de piso afuera de la cámara del jefe? — Preguntó Amy y yo asentí con la cabeza.

—No me extraña del todo, eso posiblemente signifique que no deberás bajar tanto, quizás en el piso treinta y ocho ya encuentres lo que necesitas.

—He descubierto otras cosas —Comenté con una sonrisa.

—¿Qué descubriste?

—Como se deben usar las magias. Me tomó tiempo empezar a entender, pero creo que entiendo ahora el por qué nadie ha descendido más allá del piso treinta. O al menos la razón de que antes no pudieran.

—Mal uso de las magias— Agregó el viejo y yo asentí con la cabeza al tiempo que Amy aplicaba magia cura.

—¿Tan importantes son? — Preguntó Amy.

—Creo que es imposible avanzar sin ellas, es lo que debe compensar la fuerza humana— Respondí, luego observé al viejo— ¿Tienen comida? — No estaba moribundo, pero si en extremo agotado y con hambre. Había comido carne de naga. No obstante, al no llevar sal conmigo al descender era muy semejante a comer cartón. Una masa gomosa que te nutre, pero sabe asquerosa al paladar.

—Hay algo de papas calientes.

—Yo iré por las chicas, y por comida— Amy se levantó de la cama.

—No necesitas llamarlas— Repuse.

—¿Estás loco? Me van a matar si saben que viniste y no les dije nada.

—Pero están trabajando ¿no?

—Ya vengo— Amy salió por la puerta de la habitación sin prestarme atención.

—¿Qué has aprendido muchacho? — Me preguntó el viejo con tono serio.

—Necesito papel y tinta, tengo mucho por escribir y explicar— El viejo asintió con la cabeza y yo me recosté un rato. No hace falta decir que me quedé profundamente dormido. Desperté con las voces de Mena, Amy, Miry y Stella a mi alrededor.

—Está cansado, no sabemos lo que tuvo que hacer allí abajo— La voz obviamente era la de Mena.

—Pero yo quiero darle calor corporal— Se quejó Miry.

—¡No te vas a desnudar frente a nosotros Miry! — Le regañó Mena.

—Afortunadamente solo estaba cansado— Busqué de sentarme y recibí el abrazo de Miry que me derribó nuevamente en la cama.

—Miry está feliz de ver a Allan.

—Y Allan… digo, yo estoy feliz de verte Miry— Respondí.

—¿Te quedaste sin suministros? — Preguntó Mena.

Yo repasé con la mirada la habitación y noté que solo estaba Helim, Mena, Miry, Amy y Stella conmigo— Ah, sí. Eso y quedé agotado luego de enfrentar a un grupo de esqueletos.

—Los esqueletos no son muy fuertes— Expresó Amy.

—Están más fuertes, físicamente, eso sin contar que ahora se mueven por unidades. Actúan en grupo, los delanteros son cuerpo a cuerpo y en la zona trasera se esconden los magos.

—Suena peligroso— Fueron las primeras palabras de Stella.

—Debes tener hambre— Amy trajo hasta mi un plato de arroz con papas calientes, queso y carne de cordero. Está demás decir que el sabor erala gloria. Devoré como si hubiese pasado una semana dentro del abyss. En eso recordé que no sabía cuanto tiempo había pasado.

—¿Cuánto tiempo estuve abajo? — Pregunté.

—Cuatro días y medio— Respondió Helim y Mena me corroboró la información.

—Tan poco…— Pensaba que había durado más, mucho más.

—Cuatro días pueden ser un infierno allí abajo si estás solo. Yo no creo poder mantener la magia agua durante mas de un día— Comentó Stella señalando su pierna prostética.

—Eso es porque usas una magia ofensiva para hacer una tarea de una magia de apoyo— Agregué— Necesitas es la magia animar objeto.

—Animar objeto… la vi en el cuadro.

—No debe ser difícil de aprender luego de dominar la magia vida— Especifiqué.

—¿Aprendiste nuevas magias? —Preguntó Mena.

—No, no muchas. Pero entendí como funcionan las que tengo y las diferencias existentes en las magias y sus niveles. Luego observé a un par de monstruos capaces de lanzar magia y aprendí otro poco.

Terminé el plato de comida y pedí un segundo. Amy me sirvió comida complacida. Los demás esperaron y escucharon atentos a lo que conté sobre lo sucedido allí abajo. Luego de cuatro platos de comida, pedí la tinta y el papel y comencé a anotar mis recientes descubrimientos, puntos básicos sobre la magia que luego serían estudiados por Helim y Benjen y finalmente se convertirían en el primer libro de magia en nuestro mundo.

Al escrito lo titulé “aspectos de la magia básica” y comencé por las líneas que consideré más relevantes. “La magia es un elemento primordial y necesario para este mundo. La magia es el encauce de una fuente primordial de energía que vive dentro de cada ser humano, bestia, criatura e incluso cosa dentro de este mundo. El índice de magia de cada individuo solo indica cuanta energía eres capaz de consumir de tu interior”

Miry y Mena se hallaban justo al lado aquella noche, y leyeron mis palabras en voz alta como si se tratase del mayor descubrimiento de la humanidad.

“Es comprensible que el abyss se forme y extienda constantemente, esto se debe a que existe energía de aventureros y criaturas que se derrama en sus entrañas. También esto explica que exista una gran cantidad de criaturas que nacen de las paredes del abyss y producen gemas. Las gemas son medios de almacenamiento de esta energía. Sin embargo, no son los únicos medios y la magia puede ser imbuida casi en cualquier objeto existente, siempre y cuando se respeten y considere las particularidades de la magia y el usuario que imbuye la magia tenga cierta destreza.

Tipos de magias.

Existe un conjunto de magias ofensivas, que sirven netamente para atacar al enemigo, y son fáciles de imbuir en compuestos de base metálica. Lo ideal es que este tipo de magia se emplee en armas, para aumentar su valor y eficiencia.

El segundo grupo de magias son las magias de apoyo. Funcionan para facilitar las labores y destrezas de los usuarios. Estas magias tienen mayor facilidad de ser imbuidas en objetos de diferente forma y compuesto. Es posible imbuirlas en el cuero inclusive.

Dentro de este tipo de magia existe una ramificación que son las magias defensivas. Como su nombre lo índica sirven para proteger al individuo, aumentando su resistencia, armadura y dureza.

Existen magias que no hacen uso de energía, y a estas les denominamos habilidades. Sus funcionalidades y maneras de ser activadas difieren de las otras y existen individuos que nacen con estas magias- habilidades de forma innata.

Ahora, cabe resaltar que cada objeto tiene una capacidad normal de resistir y mantenerse siendo útil. Una espada mantiene el filo de su hoja durante cierto tiempo específico, y esto depende normalmente del herrero que la forjó y su destreza, del material del que está hecho, y del uso que se le brinda. Una espada usada solo para asesinar ratas o goblins durará mucho más que otra del mismo material usada para asesinar bulletes. Lo importante aquí a saber es que el imbuir una magia sobre un arma u objeto reduce la durabilidad de este mismo. Y ello depende mucho de la forma en la cual se imbuye dicha magia, sea de forma directa o mediante una gema.

La invocación de la magia.

Por largo tiempo hemos creído que la única forma de invocar magia es mediante el uso del ads, una palabra clave que se pronuncia antes del nombre de la magia que deseamos. Sin embargo, existen monstruos que son capaces de invocar magias de diferentes formas. Gracias a eso he descubierto que existen diversas formas de invocar una magia.

La primera forma es mediante una gema que contenga la magia. Esta es activable en cualquier momento y es de gran ayuda. El gasto de energía por parte del usuario es casi mínimo o quizás de cero. Eso debido a que otro individuo ya usó su energía para meter la magia en este.

La segunda forma es mediante un cantico o frase. A pesar de lo extraño que parezca, resulta ser el modo de magia más usado. Nuestro ads no es más que un cantico reducido que aplicamos para usar la magia. Por otra parte, los goblins aplican magia mediante canticos mucho más largos, como en la quema de cuerpos para aplicar magia- habilidad de recolección, en la habilidad level up.

Dentro del abyss existen además criaturas que usan magia mediante círculos preparados en sus cuerpos y ropas. Los diferentes círculos encontrados sugieren que cada tipo de magia requiere un tipo de círculo previamente preparado.

El último método y el más difícil es el uso de magia sin cantico. Se requiere de un grado de concentración del individuo para poder lograrlo. Eso o llegar a un estado de trance en el cual el cuerpo actúe sin necesidad de razonamiento por parte del individuo. Sin embargo, este método escondo grandes riesgos y peligros, pues es fácil desbordar los límites mágicos de la persona y existen dos posibilidades. Que la magia le consuma o que el individuo no pueda detenerse y consumir todo a su paso.

Niveles de la magia y formas

Al momento de realizar una magia existen estadios previos, donde el individuo puede agregar o modificar las propiedades de dicha magia. Para esto se requiere alto grado de concentración. Sin embargo, las pruebas indican que es posible concentrar mayores o menores cantidades de magia o elemento. Es posible subir o bajarla temperatura de este, aplicarle peso, volumen, forma e incluso velocidad.

Es necesario averiguar las diferentes formas y expresiones que puede tener una misma magia. Esto se ampliará a futuro.”

Finalicé el escrito luego de unas tres a cuatro horas. Pensaba haber explicado todo lo más básico y lo que había aprendido en mi última incursión, sin contar que eso lo crucé con lo vivido hasta ahora y cómo veía que los demás usaban la magia. Todo me había dado las pistas necesarias para tales líneas. 

—Debes dormir— Mena observó la barriga de Miry.

—¿Lo sabe?

—Miry le dijo a Mena y Amy.

—Debes dormir y descansar— Mena se dirigió a Miry y luego a mí— Y tú, menuda gracia, embarazar a Miry y enfermarte de muerte en el mismo proceso.

—No estaba nada planeado.

—Igual forma— Mena guio a Miry hasta la cama en la zona posterior— Mañana ¿entrarás al abyss nuevamente?

—En la noche lo mas posible, necesito tiempo para imbuir armas y armaduras como deseo y hacer un par de experimentos.

—Yo haré piedras con magia valor y cura para que tengas una buena reserva.

—Y Miry hará algunas con magia fuego e ignición— Comentó esta.

—¿Cómo te has sentido del brazo?

—Lo he mantenido a raya con magia cura, no duele, pero supongo que eso no implica que no se esté esparciendo.

—Quítate la camisa, déjame ver— Mena me revisó de forma exhaustiva y certificó que había avanzado, pero solo un poco en los últimos días.

—Si Alan sigue descubriendo así los usos de las magias quizás pueda hallar una cura para su brazo— Expresó Miry con tono esperanzador desde la cama.

—Eso o me corto el brazo y gano algo más de tiempo— Bromee con ello, pero era algo que me había planteado un par de veces.

—Nada de brazo cortado, Miry está aguantando aquí sin bajar porque Allan va a conseguirla magia santuario.

—Entiendo, solo bromeaba un poco.

—Hoy me quedaré a dormir acá— Mena se recostó en la parte de la cama más pegada a la pared—Pero nada de cosas pervertidas, si alguno de los dos llega a tocarme de esa forma…

—¿Una patada? — Adiviné.

—En las bolas, y te patearé hasta dejarte sin hijos.

—Entiendo— Repuse recostándome, en eso Helim abrió la puerta de la habitación y nos observó a los tres.

—Tendré que quemar esa cama luego— Rechistó— me llevaré esto— Tomó las hojas de pergamino— Añadiré lo que pueda y lo pasaré a una letra legible, lo tuyo son casi garabatos de niño— Helim salió de la habitación y yo apagué las velas antes de dormir.

No hubo nada de acción, pero fue gratificante dormir con Miry y Mena aquella noche, o lo que restaba de ella. Desperté a casi horas del mediodía y noté que ambas continuaban allí conmigo, mientras que Amy se hallaba sobre una silla leyendo el pergamino mientras buscaba de experimentar con la magia agua.

—¿Qué haces? — Pregunté mientras me levantaba de la cama.

—Eso que dices sobre dar forma y velocidad, es lo que hago con mi magia agua, pero no reparé a pensarlo. Quiero ver si puedo bajar su temperatura.

—¿Para hacer magia hielo?

—Si— Amy sonrió— Pero cuesta bastante, no solo concentrarme, siento que cuesta más energía.

—Practica, en un momento lo lograrás— Estaba seguro de ello, Amy probablemente era quien tenía mayor cantidad de energía de nuestro grupo. Sin contar que su capacidad para asimilar la magia era increíble a pesar de su corta edad.

Miry me vio levantarme y me preguntó— ¿Dónde vas?

—Iré a la muralla, hay una habilidad que quiero aprender a usar— Comenté.

—Miry te acompañará— Se levantó y desperezó.

—Estaba por preguntarte ¿no vas a trabajar?

—Miry cree que es mejor dejarlo por el bebé— Comentó ella sobándose la panza.

—Cierto, tienes razón— La mayoría de las parteras recomendaban no trabajar ni hacer labores fuertes antes de tener a un niño, pues este podía nacer antes de tiempo.

—Espérenme— Mena se levantó somnolienta.

El camino fue ajetreado, Dimch junto a Giro se acercaron para saludar y preguntar por mi salud. Comprendí que los demás habían dicho me estaba recuperando de una enfermedad en casa de Helim, y por eso faltaba a los entrenamientos. A decir verdad, no era tanta mentira, había cierto grado de verdad en aquello.

—¿Dónde está mi hermana? — Pregunté luego de un rato, Mena y Miry intercambiaron sombrías después de aquello.

—Se fue con el grupo de Tariel, dijeron harán patrullas en las afueras y recolectarán materiales nuevos de las nuevas criaturas— Expresó Amy.

—Se supone que ella te lo diría— Agregó Mena— Se supone te dejó una carta explicándotelo. Se fue hace cinco días de hecho.

—Recuerdo había una carta, pero no la llegué a leer— Comenté.

—¿Cuándo creen que salgamos a combatir criaturas? Según los orcos atacaron a un grupo de refugiados que llegaron hace unos tres días, estaban a mitad de camino entre Selyntos e Ibis— Preguntó Dimch.

—A decir verdad— Sopesé mis palabras— Creo que estaremos sin acción al menos unos dos o tres meses. En ese lapso creo que necesitaré será varias armaduras y armas— Era verdad, al paso que iba mi espada de orifalquio aguantaría cerca de dos o tres semanas más. Aquello me daba algo de pena, pero significaba que hasta entonces yo debía descender lo suficiente para hallar más orifalquio.

—¿Armas? — Preguntó Dimch y se quedó observándome —¿De que material?

—Deberé conseguir titanio y algo de orifalquio— Agregué.

—¿Estás bajando al abyss verdad? — Preguntó Dimch, a lo cual las chicas me observaron y yo me encogí de hombros. En primer lugar, no entendí jamás el esconder ese hecho a los demás.

—Si, pero yo solo, ni las chicas ni ustedes pueden bajar todavía.

—¿Por qué señor? — Preguntó Giro.

—Las criaturas dentro del abyss están evolucionando al igual que las de afuera, y ustedes necesitan prepararse a usar magias primero. Yo mientras tanto estoy buscando de comprender mejor las magias.

—El señor Allan es fuerte— Expresó Giro.

—Y casi me muero en el piso siete, así de difíciles están las cosas.

—A este paso las personas no podrán bajar de nuevo al abyss, y tampoco salir afuera de las murallas de la ciudad— Expresó Amy, y yo razoné sobre aquello. Ciertamente si las criaturas continuaban aumentando su dificultad, eso significaría un desastre para la humanidad.

Dimch y Giro se despidieron dirigiéndose a las fraguas, mientras nosotros continuamos camino a la muralla. Ciel nos saludó con el mismo amor que siempre y luego dirigió hasta donde se hallaba Benjen.

—Estoy ocupado, no paran de llegar refugiados y ahora quieren que hagamos colonias para la gente de Selyntos y los goblins aparte. Es una locura.

—No deberían estar separados, lo establecido cuando se fundó la ciudad es que ambos grupos convivirían.

—Lo sé señorita Mena, pero la gente es un dolor en el culo, y hay algunos pendejos de alta cuna que creen que su mierda hiede distinto a la mierda goblin ¿Qué se hace? Estoy agotando primero las opciones pacíficas y regulaciones, aunque temo que en última instancia deberé echarles de la ciudad. Pero es lanzarles a morir con la cantidad de criaturas que hay allí afuera.

—Pues que mueran allí afuera— Miry habló— La muerte es normal si no se siguen las reglas de una ciudad, para eso existen.

—Sacar gente o ejecutar a muchos podría significar una revuelta, esa gente es inútil, pero muchos de ellos son o eran duelos de comercios, son personas de dinero. Y una persona de dinero siempre puede comprar armas y mercenarios— Explicó Mena.

—Entiendo, es mas complicado que simplemente sacarlos.

—La idea que me planteó Stella me parece que es la más sensata, planificar un distrito especial en un lateral de la ciudad, pero plagarles de impuestos y hacer que sea muy difícil vivir allí. Es la opción que veo mas viable por ahora.

—Persuadirles a base del dinero. Suena como una gran idea— Comenté.

—¿Qué quieren ustedes? — Preguntó Benjen.

—Quiero que actives la habilidad de lectura, cuantas veces sea necesario hasta que yo pueda aprender a usarla, actualmente la poseo, pero no sé activarla— Me expliqué.

—Oye muchacho, sabes que no está bien visto exigirle algo como eso a otro aventurero, esta habilidad cuesta mucho dinero— El hombre se levantó de su asiento y buscó algo de licor añejo en una pequeña despensa que tenía a un lado.

—La necesito, no quise venir con excusas. Y tengo algo para negociar por ello. De hecho, creo que el gremio que es algo por lo cual el gremio de aventureros pagaría muy bien— Saqué de mi camisa los pergaminos que yo escribí con mi puño y letra. Los arreglados por Helim se quedaron en la cabaña.

—¿Qué es eso?

—Conocimiento sobre las magias a nivel básico y como se deben emplear— Mena, Miry, Amy y Benjen se quedaron helados ante aquello. Las chicas especialmente porque no tenían idea pensaba negociar con aquello.

—¿Información nueva? — Preguntó el viejo Benjen, a lo cual asentí. Benjen se acercó y repasó los pergaminos y comenzó a leer. Luego se sentó y repasó las escrituras con mayor ahínco y se rascó la cabeza— ¡Ciel! — Llamó a la mujer desde la puerta y esta se acercó.

—¿Qué quiere señor Benjen? — Ciel era educada en su área de trabajo.

—Mira esto y dime según tu experiencia cuanto podría valor— Le extendió los pergaminos a Ciel. La mujer los miró y luego nos repasó con la mirada antes de centrarse en leer. Tardó unos minutos en los cuales comentó “hay que mejorar esta letra” “esto es …” “vaya, tiene sentido” “increíble” Luego alzó la cabeza con la vista fija en nosotros y pasó a Benjen.

—Incalculable. Probablemente, así como está actualmente esta información para un aventurero podría valer cerca de cien oros, no quizás más. Trescientos. Es básicamente el cómo deben usar la magia para avanzar y como crear objetos llenos de magia. Cualquiera podría hacer objetos imbuidos con esto.

—No está completo, hay mucho que debo agregar, debo experimentar sobre los tipos de magia que resultan de cada uno de los principales, los tipos y reacciones al imbuir y los canticos para conjurar ciertas magias.

—¿Todo eso? — Benjen abrió los ojos y sirvió algo más de licor— Por Numer y Yisha, ustedes son unos monstruos chicos, da miedo incluso el nivel al que pueden llegar sus experiencias— Respiró profundo y tragó todo de un sorbo— Me gustaría la información completa.

—El gremio la obtendrá semanalmente, yo me ocuparé de traerla todas las semanas— Respondió Mena comprendiendo el rumbo de las negociaciones.

—Bien, eso me agrada. La verdad yo no tengo tanto dinero para pagar ahora mismo unos mil de oro, y el gremio de aventureros tampoco. Probablemente podríamos llegar a los trescientos de oro si vaciamos todas las arcas hasta el día de hoy, pero eso es lanzarnos al derrumbe actualmente. El gremio podría venirse abajo. Sin embargo, la ciudad de Ibis si tiene capacidad para comprar un documento como este completo, podría entregarte ahora los trescientos de oro y te vendería la habilidad de lectura por cientos cincuenta de oro. El resto del dinero te lo entregaría a medida que traigan el resto de la información— Benjen fue muy directo y serio al especto.

—Tengo una propuesta mejor— Mena sonrió tomando la delantera— Los textos los comprará el gremio y lo redistribuirá cobrando por cada copia vendida. La mitad de los beneficios va para nuestro gremio, fenrir, y la otra mitad para el gremio de aventureros en general. De esta forma el gremio podrá llenar las arcas y tendrá un artículo que muchos querrán comprar. Mientras tanto, nos das la habilidad de lectura y el gremio te lo deberá recompensar a ti con las primeras impresiones vendidas.

Era un sistema donde ambos ganábamos y mucho mas equitativo de lo que el viejo planteó en un inicio.

—Me parece bien, solo si es un sesenta cuarenta— Comentó Benjen.

—El creador está justo frente a ti.

—Pero no puedes negar que no sabemos si en un principio se recuperará toda la inversión por parte del gremio, sesenta cuarenta me parece un trato bastante justo.

—Sesenta cuarenta durante el lapso de un año, después de eso las ganancias se repartirán en cincuenta cincuenta. En un año el gremio deberá haber recuperado y hasta triplicado el monto de inversión. ¿Cierto?

—Creo que tenemos un trato señorita Mena. Los pagos se harían mensualmente obviamente.

—Tengo una condición extra— Expuse— Me gustaría que nos reservemos esta información por al menos una semana.

—¿Una semana de ventaja para su grupo verdad? — Benjen me observó y sonrió— Descuida, en todo caso tendremos que empezar a realizar copias a mano de este documento y del resto que nos proporciones. Tardaremos cerca de quince días o más en poder tener los primeros doscientos listos para poder vender.

Con esas palabras la negociación quedó zanjada y Benjen se dedicó a aplicar la habilidad de lectura una y otra vez sobre mi y las chicas. Al principio no pude entender nada, más que nos observaba como un acosador que deseaba ver la ropa interior. Luego noté que la habilidad lectura estaba centrada en la mirada de Benjen y le pedí me detallase como se sentía o recibía la información al momento de activar la habilidad. Que, dicho sea de paso, el viejo dominaba tan bien que no necesitaba hacer uso del ads ni algún otro cantico. 

—Es como buscar de leer tu brazo, piensas en las letras y datos que necesitas extraer del otro usuario y esta información se va llenando, formando filas frente a tus ojos.

Aquello me servía más que la mirada de acosador que sostuvo durante largo rato. En un principio debí recitar las palabras ads lectura varias veces, hasta que en una de ellas funcionó, pude leer las cifras de Mena y mi corazón casi da un vuelco lleno de júbilo. Había obtenido una nueva habilidad, y probablemente la más importante para lo que tenía planeado. O bueno, había aprendido a usar una habilidad que ya tenía desde hace tiempo, pero que jamás había usado propiamente.

Era de noche y regresar a la cabaña del viejo Helim nos parecía algo agotador, por tanto, nos movimos hasta la pequeña taberna de Vert, donde comimos y tomamos chocolate antes de retirarnos a dormir. Miry y yo dormimos en una de las camas mientras Mena y Amy en la otra.

Por momentos sentía que las chicas tenían de cierta forma miedo de perderme en el abyss, miedo de que pudiese morir allí abajo y o regresar y deseaban estar la mayor cantidad de tiempo conmigo.

Era extraño, el miedo de entrar al abyss y de enfrentar a ciertas cosas nunca se desvanece, pero se atenúa con el paso del tiempo y las constantes incursiones. No obstante, lo que sentía ahora era diferente. Estaba emocionado, quería probar lo que estaba aprendiendo y descender. Estaba seguro de que podía avanzar mucho más, tanto que me daba miedo y curiosidad a mi mismo cuan lejos podía llegar.

Me decidí a descender nuevamente al abyss al día siguiente luego de preparar los suministros que consideraba necesarios, estaba seguro de que podría conseguirlo con la habilidad lectura. Eso debido a que había visto a Camus aplicar la habilidad en criaturas y al viejo Benjen en objetos como la sangre de ángel.

Me tomé la última hora para realizar el ritual del fuego aprendido por los goblins para subir de nivel. Proceso al cual dejé que Miry, Mena, Amy, Dimch, Giro y Stella se unieran. Al momento de yo pasar por las llamas me dispuse a hacerlo lento. Con un poco de comprensión sobre la magia descubrías que el fuego se usaba como fuente de energía, y esta llenaba al cuerpo mediante un cántico de magia. Lamentablemente un usuario podía ejecutar la habilidad cada siete a nueve días. Era una restricción propia de la habilidad que pude leer gracias a la habilidad de lectura.

Mena, Amy y Miry me despidieron nuevamente junto al viejo Helim y Stella. Llevaba conmigo esta vez mayor cantidad de comida gracias a un bolso de piel de cíclope, gemas con magias cura, fuego, ignición, valor, prisa, sanación, atracción, agua y una gema morada grande con magia portal que apenas logró resistir. Lo mejor de mi equipo no era lo que llevaba en bolsas y gemas, sino mi armadura y armas. Las cuales logré imbuir de forma exitosa luego de diversos intentos y experimentos a lo largo del día.

BOTAS DE CUERO DURO DE MORLOCK

Botas que ofrecen una protección mínima a objetos punzantes. Se requiere una destreza mínima de 10 puntos para poder usar sus atributos y magias. Durabilidad 37/ 100

Magia imbuida:


Prisa 3: Al activarse el usuario es capaz de desplazarse casi cuatro veces más rápido que su velocidad usual.

Escudo 1: Otorga un escudo momentáneo que reduce el impacto de cualquier daño físico en un veinte por ciento.

PROTECTORES DE CUERO TACHONADO DE FENRIR

Esta armadura está fabricada de un cuero resistente y flexible con remaches de metálicos. Destreza: +2 Resistencia +3. Se requiere una fuerza mínima de veinte puntos para que sus beneficios tengan efecto. Durabilidad: 58/100

Magia imbuida:


Bendición 1: Reduce los efectos de veneno y maldiciones en el individuo. Resistencia +5

Escudo 1: Otorga un escudo momentáneo que reduce el impacto de cualquier daño físico en un treinta por ciento.

Regeneración 2: Otorga al usuario una recuperación progresiva de heridas sufridas en combate. Capacidad de regenerar tejidos e impedir desangramiento. Regeneración de vida +10 cada cinco segundos.

PROTECTOR DE PECHO REAL DE ORIFALQUIO

Protector de metal de orifalquio para pecho, incluye una fina cubierta interna de cuero de goblin para evitar daños al usuario. Resistencia: +10, vida: +30, agilidad: +5. Se requiere una fuerza mínima de cuarenta puntos para recibir los beneficios de la armadura. Durabilidad: 43/100

Magia imbuida:


Bendición 1: Reduce los efectos de veneno y maldiciones en el individuo. Resistencia +7

Escudo 1: Otorga un escudo momentáneo que reduce el impacto de cualquier daño físico en un treinta por ciento.

Regeneración 2: Otorga al usuario una recuperación progresiva de heridas sufridas en combate. Capacidad de regenerar tejidos e impedir desangramiento. Regeneración de vida +10 cada cinco segundos.

KUKRI RASGADO VENENOSO

Daga curva y pesada con filo rasgado que produce mayor daño y una leve probabilidad de desangramiento. Durabilidad 37/100. Daño 37.

Magia imbuida:

Veneno 1: El filo de la hoja deja veneno dentro del torrente sanguíneo si llega a tocar o cortar una arteria. Veneno -25 de vida cada cinco segundos.

Fuego 1: Quema la herida hecha deteniendo la hemorragia, pero dejando una quemadura que impide el funcionamiento, regeneración y cura por los próximos sesenta segundos.

DAGA DE PARADA VENENOSA

Daga de apoyo no arrojadiza que se suele usar en la mano menos útil en forma de defensa. Durabilidad 78/100. Daño: 17

Magia imbuida:

Veneno 1: El filo de la hoja deja veneno dentro del torrente sanguíneo si llega a tocar o cortar una arteria. Veneno -25 de vida cada cinco segundos.

BOWIE PERFORADOR VENENOSO

Cuchillo resistente perforador comúnmente usado como arma principal. Durabilidad: 40/100. Daño 49.

Magia imbuida:

Veneno 1: El filo de la hoja deja veneno dentro del torrente sanguíneo si llega a tocar o cortar una arteria. Veneno -25 de vida cada cinco segundos.

Electro 1: Produce una corriente eléctrica que deja paralizado al individuo durante cinco segundos.

ESPADA CORTA DE TITANIO PODEROSA

Espada corta secundaria resistente y ligera que permite una fácil maniobrabilidad al usuario, posee un resguardo para la mano ligera. Durabilidad: 22/100. Daño 45.

Magia imbuida: 
Veneno 1: El filo de la hoja deja veneno dentro del torrente sanguíneo si llega a tocar o cortar una arteria. Veneno -5 de vida cada cinco segundos.

Poder 1: Magia que aumenta el nivel de fuerza del individuo al doble de su fuerza base. Permite perforar y proteger casi por igual.

ESPADÓN DE ORIFALQUIO LIGERO DE PODER

Espadón extra largo sin protector para las manos. De alta resistencia y durabilidad, permite crear cortes anchos y profundos que dañan y dejar sangrando al individuo. Durabilidad 63/100. Daño 84.

Magia imbuida:

Poder 1: Magia que aumenta el nivel de fuerza del individuo al doble de su fuerza base. Permite perforar y proteger casi por igual.

Veneno 1: El filo de la hoja deja veneno dentro del torrente sanguíneo si llega a tocar o cortar una arteria. Veneno -35 de vida cada cinco segundos.

Electro 1: Produce una corriente eléctrica que deja paralizado al individuo durante cinco segundos.

Definitivamente el uso de la habilidad de lectura creaba una brecha de información para cualquier usuario. Lo primero que noté es que dependiendo de qué fuerza aplicaba a mis armas estas hacían el daño que tenían registrado más una suma de mi fuerza. Si la fuerza del ataque era superior a la vitalidad total de las criaturas están terminaban muertas, en otro caso el veneno comenzaba a actuar y reducir su vida progresivamente hasta que caían. Siguiente esta lógica era obvio que algunas criaturas debían tener propiedades de curación y protección debido a su propia naturaleza. Sin embargo, saber cuanto daño estabas haciendo a una criatura te permitía saber cuanta fuerza aplicar, cuando retirarte y cuando la batalla había finalizado. Incluso si la criatura continuaba atacando. 

Las magias imbuidas en mí equipo me proporcionaba una ventaja que era incluso injusta. Simplemente los primeros pisos no tenían oportunidad de brindar una batalla siquiera entretenida.

El rastro de cuerpos caídos que dejaba al moverme era tal que me limité a lanzar magia fuego sobre ellos y continuar mi viaje de descenso con la mentalidad de que luego ascendería y recolectaría toda esa cantidad de gemas esparcidas.

Las ratas normales tenían de vida entre 12 a 45 puntos, mientras que ejercían un daño de 30 a 32 puntos. Las arañas tenían vida de 20 a 50 y un daño de 15 a 49. Las plantas carnívoras vida de 20 a 30 y daño de 25 a 50. Los goblins tenían vida de 100 a 1500, y daño de 46 y 90. Lo cual explicaba que se necesitaran un par de ratas para eliminar a un aventurero principiante, pero una sola estocada de goblin pudiese matar a uno de estos.

Los kobolds tenían de vida entre 100 a 1700 puntos, y de daño 60 a 79, los nagas de 80 a 200 y un daño de 76 a 100.

Claro está que todo esto correspondía únicamente a sus versiones usuales. Las mutadas o evolucionadas eran mas grandes, mas resistentes, con magias y mas vida. Todo dependía del desarrollo de la criatura.

Lvl

Criatura

Vida

Daño

1- 6

RATAS

12- 45

30- 32

1- 4

ARAÑAS

20- 50

15- 49

1- 10

PLANTAS CARNIVORAS

20- 30

25- 50

1- 10

GOBLINS

100- 1500

46- 90

4- 14

KOBOLDS

100- 1700

60- 79

5- 12

NAGA OSCURO

80- 200

76- 100

10- 19

ESQUELETOS HUMANOS

150- 600

83- 100

11- 21

BOGGART

400- 600

40- 60

11- 16

FENRIR

200- 600

75- 100

12- 18

MOHRG

80- 160

100- 115

13- 21

ESQUELETOS ARMADOS

150- 200

100- 150

15- 24

ESQUELETOS CAMPEONES

300- 500

100- 150

18- 34

MORLOKCS

78- 90

45- 60

23- 34

ARAÑAS GIGANTES

80- 100

90- 95

25- 32

BEARTROLLS

200- 1000

150- 200

24- 30

GOBLINS OSCUROS

200- 1000

130- 170

27- 37

BULETTE

700- 2500

250- 700

El nivel diez estuvo plagado de demonios nalfesnee y goblins. Activar la magia prisa y combinarla con la magia portal era sencillamente un combo de velocidad que ningún demonio pudo aguantar. Eso a pesar de que los condenados tenían un rango de vida de 3000 a 3500 y los gigantes un valor ridículamente alto de 9000 puntos de vida. Ante ese caso no tuve más opción que hacer uso de mi espadón y atacar puntos débiles como su cuello y ojos, donde era más fácil penetrar el arma. Sin embargo, a muchos debí darles varios cortes antes de que cayesen.

Allí recolecté gemas y dormí plácidamente. La masacre era tal que incluso los demonios que nacían se apartaban y buscaban refugio en cámaras posteriores. Fue entonces allí en la cámara del piso diez donde me puse a pensar en Behir, un enemigo que yo temía incluso en su versión normal. Si Nalfesnee era así de poderoso y con tanta vida, no quería imaginar cuanta vida podía obtener un Behir mutado. Los niveles de vida y daño de los demonios nalfesnee eran muy superiores a los míos, y la única razón por las que ganaba era porque antes disponía de amistades que luchaban a mi lado, y ahora por el uso de magias contra las cuales sencillamente no podían contratacar.

Pero Behir era distinto, era lo suficientemente rápido para impactar uno de sus coletazos en mí, aquello probablemente podría matarme de un solo golpe. Lo que significaba que debía subir de nivel y niveles de vida si quería poder tener oportunidad y resistir algo. Con esa lógica era comprensible que Helim pudiese pelear contra semejante monstruo él solo junto a Mu…

Recordé un punto vital. Mu era una criatura con cierto grado de inteligencia que se la pasaba con Helim y vencía a otros monstruos como si fuese sencillo. Claro estaba, Mu no era una criatura normal, era una criatura con nivel quince. Era igual a mi nivel actual luego de activar level up y barrer por mi cuenta diez pisos del abyss y una recámara abarrotada de nalfesnee.

Si las criaturas podían subir de nivel… ¿cómo? La respuesta me llegó antes de ver como un demonio se formaba de una pared de la recámara. Con magia cura y regeneración. Si podía luchar con un demonio nalfesnee y antes de que este muriese le curaba una y otra vez, este debía de en cierto momento subir de nivel debido a nuestra lucha constante. Pero sería peligroso, no sabía cuanto podía subir la dificultad de un demonio nalfesnee al subir de nivel. Afortunadamente este que tenía frente a mi no era de los más gigantes, solo un demonio normal que tomó el primer arma que vio tirada sobre el suelo, un hacha enorme.

Me lancé sobre este y corté su pecho creando una herida profunda en su forma regordeta y grasienta. El demonio rugió al aire antes de buscar atacarme, yo me retiré activando prisa antes de que el hacha impactase contra el suelo. Activé regeneración sobre este y dispersé un puñado de gemas con magia fuego a nuestro alrededor para iluminar bien el lugar. No quería que ningún otro se entrometiese en mi tarea y menos el resultar herido por no ver bien mi alrededor.

Blandí otras dos estocadas que dieron en su cuello y pierna. Era relativamente débil y torpe. Sus movimientos eran extremadamente lentos en comparación a mi velocidad actual. Eso explicaba que no brindase suficiente valor para subir el nivel de mis estadísticas. Sencillamente no era rival para mí en ese estado. Aplique magia cura y retrocedí esquivando sus ataques hasta notar que el demonio tenía cerradas las heridas. Me mantuve en ese va y viene por al menos media hora, hasta notar que sus estadísticas subieron de pronto mientras el demonio se hallaba en el suelo jadeando y recuperándose.

Se lanzó en mi dirección con un fuerte impulso y esquivó por primera vez uno de mis ataques, aunque admito que este fue flojo y sin activar prisa pues me estaba aburriendo de estar allí. Aquello me sorprendió y debí detener su siguiente ataque dirigido a mi espada con mi espadón y todas mis energías. Fue fuerte, en extremo, pero también muy predecible y aun lento. A ese paso no lograríamos nada, tendría que permanecer con ese Nalfesnee al menos un día entero hasta que fuese relativamente fuerte como para que su muerte significase un beneficio en mis estadísticas.

Luego de otro par de estocadas me decidí por ralentizar mi ritmo un poco y permitirle moverse mas a sus anchas por el lugar. Su ritmo de batalla cambió luego de un rato y fue capaz de reaccionar ante mis movimientos, sin embargo, no asestaba ningún golpe, lo cual le ponía furioso y terminaba atacando sin sentido. Golpes tan burdos que incluso yo podía detener con mi espadón y desviar.

Impacté en su cuello y le paralicé dejándole caer al suelo, tomé su hacha por un costado y traté de imbuir magia electro en esta. Mi intención era aumentar sus posibilidades y nivel de daño. El experimento fue efectivo. En ese instante noté que otro demonio Nalfesnee se acercaba por la recámara contigua, así que usé la habilidad portal y me dirigí a su cuello, donde clavé el espadón y rasgué su espalda hasta abajo, casi partiéndole a la mitad. El demonio cayó al suelo sin comprender como pasé de un lugar a otro y le maté.

Luego observé a mi sujeto de pruebas, había subido de nivel nuevamente. Esta vez el demonio activo magia prisa y se lanzó a mí tan rápido que apenas me dio tiempo de reaccionar y detener su golpe. Aquello era… una descarga eléctrica recorrió mi cuerpo y caí al suelo. Aquello era malo. Quedé paralizado por un par de segundos y estuve a poco de recibir un impacto directo por parte del Nalfesnee en la espalda. Rodé por el suelo y comencé a luchar.

No podía usar magia prisa o portal, pues era una ventaja tan absurda que sencillamente la bestia no tenía oportunidad de protegerse. Ahora esquivaba mis ataques y detenía otros con su hacha. Parecía ir aprendiendo poco a poco mi ritmo de batalla e irse acostumbrándose a este. Sus movimientos parecían hacerse fluidos por ratos y buscaba de atacarme en zonas donde mi defensa no era tan buena, mis costados.

Mantuve la lucha con Nalfesnee por al menos cuatro horas. La última de estas fue bastante intensa, Nalfesnee era capaz de acelerar y luchar a mi ritmo. Su vitalidad había subido a 5000 y al menos representó una lucha decente.

Al final me cansé de tanto esfuerzo y tasajee su cuello. Entonces noté algo extraño en extremo. Nalfesnee tiró a un lado su hacha, se arrodilló e inclinó su cabeza. Comprendí muy bien lo que intentaba hacer, estaba pidiendo clemencia. Sin embargo, no la tuve al no perdonar su vida. Le di una muerte rápida separando su cabeza de su cuello.

El entrenamiento me sirvió un poco para afinar un poco mis habilidades, pero mis estadísticas no cambiaron después de aquello. Debí seguir descendiendo, no sin antes quemar todo el contenido de la recámara.

Encontré desde beartrolls hasta bulletes, cuando estos debían obviamente hallarse en pisos más profundos. Por otra parte, noté un agujero enorme que abarcaba al menos unos cuatro pisos del abyss y una cascada que fluía en el otro extremo de aquel lugar. Al fondo noté que había bestias que nunca antes había logrado ver. Criaturas que se hallaban dentro del agua y se movían violentamente.

Regresé al piso diez a recoger las gemas producidas. Debí encargarme de otro par de demonios antes de terminar y regresar al piso doce donde hallé una pequeña cueva para descansar comer y reponer energías. Cinco gemas moradas en mi mano, cada una de ellas soportaba la magia puerta dimensional, poder o bendición a duras penas. Al final imbuí dos de ellas con magia cura. Ese sería mi mayor salvaguarda. Si algo iba terriblemente mal, podía activarlas inmediatamente y salvarme de lo peor, o eso me plantee mentalmente.

Continué matando bestias a mi paso, especialmente morlocks que abundaban por la zona. Al igual que antes no me molestaba siquiera por recolectar, solo quemaba los cuerpos que dejaba atrás y dejaba allí desperdigadas las

Me resguardé en el piso doce y armé una fogata, luego calenté un poco de conejo asado y papas que tenía en el bolso. Tapé la entrada del lugar y me dispuse a dormir debidamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.